La jaula de los miedos

En la búsqueda de la tranquilidad, la paz y el crecimiento interior, debemos empezar por expulsar todo aquello que no nos beneficia, todo aquello que nos pone límites y no permite a nuestro “yo” brillar con toda su intensidad.

Para comenzar con esta limpieza personal debemos primero eliminar nuestros miedos, echarlos fuera. Y a veces un solo gesto que simbolice nuestra verdadera determinación de querer  deshacernos de lo que nos perjudica, es lo más efectivo.

La jaula de los miedos es el lugar perfecto para encerrar para siempre nuestros problemas o nuestros pensamientos negativos que nos están apagando la energía.

Escribe en un papel todo aquello que te hace daño y enciérralo bajo llave. Observa cómo tu problema queda ahí atrapado sin poder salir y conserva esa imagen en tu mente.

La noche del 23 de junio, Noche de San Juan, es perfecta para quemar todos los papeles que representan nuestros miedos aprovechando el solsticio de verano, cuando el fuego purificador se lleva lo malo para dar paso a nuevos deseos, en una noche mágica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *