PRIMAVERA. La Estación de la renovación

La PRIMAVERA es la estación en la que las energías que provienen del agua, nacen y se convierten en nueva vida, es el NACIMIENTO.

Según la Medicina Tradicional China existen 5 elementos — madera, fuego, tierra, metal y agua — que están asociados a cada estación, incluyendo una estación intermedia.

El elemento MADERA rige la estación de la PRIMAVERA (es el nacimiento, la regeneración). Representa a las estructuras que crecen, como las raíces, el tronco y las ramas para los árboles y las plantas, así como la columna vertebral, los miembros y las articulaciones que corresponden a las personas.

Cada uno de los 5 Elementos representa a una emoción, en este caso sería la ira, la rabia contenida. Del mismo modo, también se asocian a órganos del cuerpo, en este caso serían:

  • Hígado, encargado de almacenar y distribuir por el cuerpo los alimentos que consumimos, así como de filtrar las toxinas de la sangre para descomponerlas y eliminarlas.
  • Vesícula biliar, encargada de segregar y almacenar la bilis necesaria para la digestión.

Estos órganos necesitan espacio, libertad y cualquier tipo de estancamiento o bloqueo físico/mental, — como puede ser reprimir las emociones—, impedirá el libre flujo de energía en estos órganos, provocando, rabia, enfado, frustración, decaimiento y alteraciones emocionales diversas, produciendo un desequilibrio y llegando incluso a generar enfermedades.

Qué ocurre si estamos en desequilibrio:

A nivel emocional:

  • Un desequilibrio por defecto produce la falta de organización e incapacidad de tomar decisiones.
  • Un desequilibrio en exceso nos convierte en alguien controlador que trata de organizarlo todo y a todos con dificultades para relajarse, por lo que tiende a tener dolores de cabeza y tensión en el cuello y espalda.

A nivel físico:

  • Alteración en los tendones (falta flexibilidad)
  • La vista (ojos secos)
  • Dolor de cabeza

Sin embargo, cuando estamos en equilibrio, aporta creatividad, imaginación, iniciativa, planificación, organización y determinación en la toma de decisiones.

Cómo cuidarnos:

La estación de la primavera es el momento de “limpieza y regeneración”, es tiempo de limpiar la sangre y desintoxicar el hígado de todas las toxinas. El ritmo de vida y la mala alimentación, hace que se produzcan más toxinas de las deseables y por lo tanto que sea necesario un mayor esfuerzo de los riñones, el hígado, la piel, el intestino y los pulmones.

Cómo debe ser nuestra dieta…

En primavera nuestra dieta debe ser mucho más ligera, debemos cocinar los alimentos de una manera más suave. Incluyendo en nuestra dieta verduras, sobre todo de hoja verde, ya que colaboran en el proceso depurador.

Son recomendables los siguientes alimentos:

  • Cereales: trigo, centeno, arroz
  • Legumbres: soja verde, guisantes, habas, lentejas, germinados de soja
  • Verduras: espinacas, acelgas, alcachofa, perejil, espárragos
  • Fruta de primavera: ciruelas, fresón, cereza…
  • Algas y pescado blanco

A evitar: Alimentos de energía calientes: carnes rojas, cordero, charcutería, picantes, café, alcohol, fritos, salsas, grasas saturadas, horneados… También es importante tener en cuenta, los aluminios que se encuentran en los antiácidos y desodorantes.

 «No hay medicina que cure lo que no cura la Felicidad»

           Gabriel García-Márquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *